5 formas de reducir tu tasa de rebote y conseguir más visitas en tu página web

Todo el mundo quiere tener un sitio web que tenga éxito, pero es difícil saber qué hacer para conseguirlo.

La experiencia del usuario final lo es todo cuando se trata de marketing online. Si tus clientes no permanecen en tu web, no se convierten en ventas o en cualquier otra cosa que desees que hagan. Necesitas un sitio web que tenga éxito.

Si tienes una tasa de rebote baja, eso significa que la gente está interactuando con tu contenido. Puede significar que están viendo un vídeo en tu sitio web, leyendo un artículo o incluso desplazándose por la página para conocer más de lo que tienes para ofrecer.

En general, una tasa de rebote baja puede considerarse una señal de éxito para tu sitio web.

En esta ocasión, te contaré de lo que es la tasa de rebote y por qué es importante tenerla en cuenta como un factor de posicionamiento web.

La importancia de una tasa de rebote baja

La tasa de rebote es el porcentaje de visitantes que abandonan tu sitio web sin hacer clic en ninguna otra página o sección.

Una tasa de rebote alta significa que la gente no está interesada en tu contenido o producto, o que no encuentra lo que buscaba.

Una tasa de rebote baja es importante porque significa que hay más personas que navegan por tu website y esto aumenta las posibilidades de conversión.

Ten en cuenta que una tasa de rebote baja no significa automáticamente vayas a tener más conversiones, más clientes o más ventas, sólo significa que el usuario ha permanecido más tiempo en tu sitio, lo que siempre es bueno para tu posicionamiento web.

Algunas formas de reducir la tasa de rebote de tu sitio web son asegurarte de que tienes una llamada a la acción eficaz, un buen contenido que sea relevante para lo que la gente busca y elementos visuales interesantes.

¿Qué constituye una tasa de rebote alta?

Tu tasa de rebote es el porcentaje de visitantes que visitan tu sitio web y lo abandonan inmediatamente. Podrías pensar que una tasa de rebote alta no es mala porque significa que la gente visita tu sitio web.

Pero piénsalo así: si tienes una tasa de rebote alta, no estás convirtiendo el tráfico en ventas, clientes potenciales o cualquier otra métrica.

Además, no puedes utilizar el número de visitantes para evaluar la eficacia de tu sitio web, porque algunos visitantes sólo se quedan unos segundos antes de rebotar.

Lo primero es lo primero: averigua qué es lo que hace que los visitantes abandonen tu sitio web tan rápidamente.

Un sitio web puede estar haciendo todo bien y aún así no convertir visitantes en clientes. Esto puede ser debido a muchas razones.

Por ejemplo, es posible que el contenido del sitio no sea relevante para los visitantes o que se requiera demasiado esfuerzo para completar una determinada tarea. Sin embargo, hay algo que es más probable que haga que las personas abandonen un sitio web y nunca regresen: si no quieren lo que ofreces, ¡no los fuerces!

Las estadísticas muestran que alrededor del 70% de las personas que visitan un sitio se irán sin hacer nada porque no pudieron encontrar lo que estaban buscando.

Es mejor dejarlos ir que intentar convencerlos de que se queden con contenido irrelevante o demasiados pasos necesarios para completar una tarea.

¿Qué causa un rebote alto del sitio web?

Las razones de un alto índice de rebote del sitio web son numerosas. Algunas de las razones más comunes son:

1. Tiempo de carga demasiado alto

Muchos sitios web en estos días están atascados con tiempos de carga lentos. Los efectos secundarios de esto pueden ser una alta tasa de rebote y menos tiempo dedicado al sitio web. Esto no es bueno para los negocios, ya que puede provocar la pérdida de clientes.

Afortunadamente, hay muchas formas sencillas de reducir el tiempo de carga de un sitio web.

Estos incluyen el uso de complementos de almacenamiento en caché, la compresión de archivos, la reducción del tamaño de la imagen y la optimización del uso de JavaScript y código CSS.

Todos estos métodos son formas simples pero efectivas de hacer que su sitio web se cargue más rápido.

Si deseas una perspectiva externa sobre la optimización de la velocidad del sitio web, debes consultar la herramienta Google PageSpeed Insights.

2. El sitio web no se visualiza correctamente en dispositivos móviles

Hoy en día, la mayoría de las personas utilizan sus dispositivos móviles para buscar información en Internet.

Es muy importante que los sitios web sean responsivo y fáciles de leer en diferentes dispositivos.

La forma en que diseñas tu sitio web tiene un gran impacto en cómo se ve y funciona en teléfonos inteligentes, tabletas y otros dispositivos móviles.

Un sitio web responsivo es aquel que ajustará su diseño para que se muestre correctamente en cualquier tamaño de navegador, independientemente del dispositivo que utilice el usuario.

3. El diseño de tu sitio web no es fácil de usar

Si quieres tu sitio web bien optimizado, dale un vistazo a DinoRank

El diseño de un sitio web no es fácil de usar si hace que el usuario se sienta frustrado y angustiado.

Debe ser funcional y estéticamente agradable. La primera impresión del sitio debe ser atractiva, lo que lo ayudará a mantener una audiencia constante.

El diseño de un sitio web también debe ser intuitivo, lo que significa que los menús de navegación deben ser claros y fáciles de usar.

El contenido de tu sitio debe ser relevante y bien organizado, así como útil para los visitantes.

4. El sitio web está lleno de anuncios intermitentes, vídeos y otras distracciones

Probablemente hayas pasado por esto: vas a un sitio web y está lleno de vídeos, anuncios y otras distracciones. Es difícil encontrarle sentido al contenido.

Cuanto más distraído esté el visitante con estas cosas, es menos probable que note que el sitio web está vendiendo algo u ofreciendo lo que estaba buscando.

Algunos sitios web utilizan estas distracciones para ganar dinero con anuncios o suscripciones.

Otros los usan como un intento de aumentar las tasas de clics para sus productos o imágenes con la esperanza de que se compartan en las redes sociales.

Pero en ambos casos, lo que consiguen es dificultar que las personas que desean información sin distracciones, obtengan lo que desean con un esfuerzo o una inversión de tiempo innecesarios.

5. Tu página web carga demasiados anuncios emergentes (pop-ups)

Las ventanas emergentes son un dispositivo para llamar la atención que utilizan muchos propietarios de sitios web.

El principal problema de las ventanas emergentes es que ocupan un espacio valioso en la pantalla y pueden ser muy perjudiciales. Si necesitas utilizar ventanas emergentes, es importante que sean simples y que realmente tengan un objetivo.

Lo primero que debes hacer si tu sitio web contiene demasiados anuncios emergentes es reevaluar tu estrategia publicitaria.

¿Estás usando demasiados anuncios? ¿Hay alguna forma de evitar que aparezcan?

También puede optar por anuncios menos intrusivos, que no ocupen tanto espacio en pantalla ni obliguen a los usuarios a hacer una tarea específica.

Los beneficios de reducir la tasa de rebote de tu sitio web

Los motores de búsqueda premian ahora a los sitios web que mantienen a sus visitantes en el sitio durante más tiempo.

Una tasa de rebote alta no es algo que quieras ver en tu sitio web. Significa que la mayoría de los visitantes no encuentran lo que buscan y se van.

Para poder medir la tasa de rebote, tendrás que utilizar una cuenta de Google Analytics.

Una tasa de rebote baja es algo que quieres ver en tu sitio web, porque significa que la gente encuentra lo que busca y permanece en el sitio durante mucho tiempo.

Puedes usar Google Analytics para conocer tu tasa de rebote

Las 5 mejores formas de reducir tu tasa de rebote

Hay muchas formas de reducir tu tasa de rebote y vamos a nombrar las 5 principales.

El primer paso es no depender de una sola fuente de tráfico, debes tener un equilibrio de tráfico orgánico, de pago y social.

La segunda estrategia es optimizar el contenido de tu sitio web para tu público objetivo.

También debes diversificar los esfuerzos de construcción de enlaces utilizando todos los canales online relevantes: redes sociales, blogs o anuncios.

La cuarta estrategia es utilizar una herramienta de optimización de tu sitio web para mejorar las tasas de conversión.

Por último, es importante que te asegures de tener un objetivo especifico en cada página de tu sitio web.

Conclusión

Cuando se trata de la optimización de un sitio web, la tasa de rebote es una métrica muy importante.

La tasa de rebote mide el porcentaje de visitas a una sola página de tu sitio.

Una tasa de rebote baja significa que los visitantes pasan suficiente tiempo en tu sitio web y se comprometen con tu contenido, y una tasa de rebote alta muestra que la gente no está interesada en lo que ofreces y se va rápidamente después de abrir una página de tu sitio.

Una tasa de rebote baja es el número de visitantes que, tras ver una sola página de tu sitio, vuelven al sitio de referencia.

Un alto porcentaje de rebotes puede significar que tu contenido no es relevante para tus lectores, o que hay demasiadas páginas en el sitio.

Para maximizar las conversiones y minimizar las tasas de rebote, céntrate en la calidad y no en la cantidad.

Deja un comentario